Publicaciones

Goebbels estaría orgulloso de Perú Libre

Si uno observa las encuestas, notará que los peruanos no son particularmente anti sector minero (Datum Marzo 2021: El 76% considera que el siguiente gobierno debe apoyar a la minería) y no son anti modelo económico (Datum Julio 2021: El 72% prefiere que el nuevo gobierno aplique un programa de libre mercado).  Es más, ni siquiera quiere en su mayoría un cambio de la constitución (IEP Julio 2021: El 58% prefiere que el actual gobierno haga algunos cambios a la Constitución, no que la cambie completamente).  En encuestas más peruanos se identifican con la derecha que con la izquierda (IEP Octubre 2021: 35% versus 24%).  Entonces, si todo esto es cierto, ¿cómo es posible que terminemos con un gobierno como Perú Libre, abiertamente predicando que todos los males provienen de las mineras (ministro de Energía y Minas Eduardo González: “traer a la empresa a la mesa de negociaciones, porque ellos son los responsables de todo lo que está pasando acá”) y que el modelo económico no ha funcionado (presidente Pedro Castillo: “impulsaré un nuevo modelo económico, una economía popular con mercado”)? Lo que es peor, que obsesivamente insisten en que hace falta cambiar la constitución (Presidente Pedro Castillo: “asamblea constituyente es un grito popular”).

La respuesta es simple.  Ellos hicieron bien su tarea.  Nosotros no.

Mientras nuestros gremios y empresas siguen creyendo que la conflictividad y que la tendencia política opuesta a la economía de libre mercado es un problema de relaciones públicas, la otra trinchera tiene muy bien interiorizado que aplicando los conceptos más básicos de la comunicación política pueden hacer milagros.  Total, están jugando un partido contra la pared.  Es un campeonato que están ganando por walk over.

Consideren, no más, cómo el actual gobierno saca escándalos a una velocidad envidiable.  En un evento de ejecutivos comentaban que eso denotaba improvisación en el partido que ganó las elecciones, cuando en realidad denota todo lo contrario.  Goebbels hace más de medio siglo tenía el principio de Renovación.  Él decía que, si salía a la luz una noticia que no te convenía, debías sacar una historia nueva que te perjudique menos antes de que el adversario pueda reaccionar. ¿Qué creen que estaba haciendo el presidente en la playa, entonces? ¿No desvió acaso la atención exitosamente de la mitad de la prensa a la marca de su ropa de baño? ¿Quién creen que filtró esa foto?

El presidente constantemente repite que el pueblo quiere un cambio de constitución.  Lo dice en todos lados y algunos líderes de opinión comentan que esto muestra que él no está realmente conectado con las bases, porque las encuestas no reflejan eso.  No obstante, esto también se remonta a Goebbels y su principio de Unanimidad. Debes plantear constantemente que lo que tú propones es algo que quiere todo el mundo.  Repítelo las suficientes veces y la gente se lo comenzará a creer. ¿No es eso lo que está haciendo desde mayo del 2021, acaso?

¿No les llama la atención que absolutamente todo lo que sale mal en este gobierno es atribuido a una conspiración de empresarios que quieren que el gobierno fracase? O en su defecto, ¿que todo es culpa del fujimorismo? Tampoco es casualidad.  Los mensajes contradictorios.  La falsa riña interna dentro del partido entre Cerrón y Castillo, etc., etc.  Todo es manual estándar de comunicación política al nivel de Goebbels. ¿Cómo es que nuestra oposición ni cuenta se ha dado? Hoy en día hay formas de contrarrestarlo.  Hay libros, hay experiencias.  Esta disciplina ha avanzado muchísimo en las últimas décadas.  En otros países, por supuesto.  Aquí aun nos dejamos sorprender por los trucos más elementales.

También te puede interesar

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *